Calles parqueo y continuas trabazones…

Debido al incremento del parque vehicular liviano y pesado, y que el transporte público, no es ni suficiente, ni confiable, ni seguro, ni cómodo y además muy desordenado, cada persona en cuanto puede, compra un carro porque necesita ir y volver de su casa a su trabajo, especialmente cuando a la entrada y la salida ya no circula el transporte público.

En zonas como en Santa Elena y las nuevas colonias sobre y atrás de la Cordillera del Bálsamo, se han construido muchas casas en las que hay dos vehículos y las empresas y las oficinas del gobierno de esta zona  han creado muchos empleos y no ofrecen parqueos a sus empleados, de ahí que parquean en las calles y las aceras y en algunas en ambos lados, dejando solo un mínimo carril central para la circulación…

Estas y otras causas han puesto en el “sistema de tránsito” muchísimos más vehículos de los que puede absorber y de ahí las trabazones en los ejes preferenciales, que debieran estar libres, pero que en todos hay carros mal parqueados e incluso abandonados.  

El punto es que, en cualquiera de las fábricas de carros, yo he trabajado 15 años entre Opel en Alemania y Ford en España, desde que se conforma una carrocería cada vehículo ocupará un espacio vital sobre el suelo, de unos diez metros cúbicos, si es una camioneta necesita 15, un bus unos 100 y un tráiler y su cabezal 180 metros cúbicos… Todos estos espacios los perdemos los humanos…

Según leí, el parque vehicular crece anualmente unos 25 mil vehículos, pero no crece ni la superficie en calles y carreteras para que circulen, ni para parquearlos. 

¿Y es un problema local o nacional?… ¡Es nacional!… En ningún pueblo, ciudad o la capital hay solución para el incremento galopante del parque vehicular.

¿Y qué hacer? La respuesta fácil, es que se construyan más calles y más espacios públicos para circular y aparcar… Pero aquí eso no sucederá pronto…

Entonces la solución la tenemos cada uno, en la forma de utilizar los espacios para circular y parquear nuestros vehículos… 

Por ejemplo, aunque haya que caminar y es bueno caminar, parquear el carro en un lugar donde no estorbe. Cuando tenemos un pequeño accidente, ponernos de acuerdo en cinco minutos, tomar fotos para determinar el causante del accidente y despejar la calle rápidamente. Si está claro que uno es el causante del accidente, asumir la responsabilidad y despejar la calle. Las compañías de seguro y la policía esforzarse en acudir pronto al lugar del accidente para evitar las retenciones… Salir más temprano y manejar respetuosamente para evitar los accidentes, hacer el mantenimiento adecuado del vehículo para evitar quedarse varado en medio de la carretera…

Pero siento que lo más importante es entender y hacerse cargo, que, igual que en un hormiguero cada hormiga es un pequeño elemento de un sistema de convivencia, nosotros lo somos del sistema de tránsito y que cada cosa que hagamos afecta al sistema. Hay tantos vehículos que con uno que se pare diez minutos afecta a todo el sistema de la zona, 

El sistema son las calles, los semáforos, las señales, la gente que ordena el sistema y las autoridades que debe cuidar que el sistema funcione.

Si se toma una foto a cien metros de la circulación, se puede ver perfectamente quienes son los que, con su conducta agresiva e irrespetuosa, distorsionan el sistema, y que en realidad, ni debieran estar, ni merecen ser parte del mismo….

Pues eso… Manejemos cuidadosamente, prioricemos la circulación y que si toman la foto desde arriba, no sea usted el que con su mal proceder lo distorsiona.

Pedro Roque

Ingeniero

Comentarios