De Todo un Poco y de Nada Mucho….

Hace dos semanas conversé dos horas con don Antonio Hernández Alegría, un señor a quien le falta muy poco para cumplir cien años, y lo que más me impactó de nuestra conversación, fue la claridad de su mente, sus ideas y su forma de exprésarlas a esta edad…

¿Y por qué? Pues porque en decenas de reportes en todos los idiomas, nos advierten sobre las precauciones para evitar o retardar el proceso de pérdida de memoria y dominio de los recuerdos después de los cincuenta…

Y de entre la mucha información que recibimos, sobresalen los siguientes aspectos: Cada día hay más personas que sufren la pérdida progresiva de memoria y el crecimiento es exponencial en todos los países. Cada día se descubren los síntomas a edades más tempranas y menores a los 65 años. No hay suficiente personal especializado, ni infraestructuras especiales para su tratamiento. Desde que aparecen es una enfermedad terminal que dura diez años. Los especialistas no saben exactamente qué es, ni cómo curarlo, y ademas nos dicen, que esta enfermedad requiere inmensos costos y mucho sufrimiento en el entorno familiar… Pero la buena noticia, es que hay muchos científicos trabajando en todos los países del primer mundo, investigando y buscando soluciones, que Dios Quiera, encuentren pronto y nos digan cómo evitarlo y curarlo.

Frente todo esto le pregunte a Don Antonio: ¿Cómo es que a los cien años Usted mantiene su cabeza, sus ideas y su conversación tan claras?…  Reflexionó unos segundos y espontáneamente me dijo: ¡Vivir con un poco de todo y de nada mucho!… Interpretando sus palabras repetí: “Todo es bueno si se hace con medida y cualquier cosa es mala, si se hace con excesos”… ¡Eso!… Confirmo él… Es decir: ¡No aceptar y rechazar todo aquello que se puede convertir en manía o adicción!

Por ejemplo, la adicción al tabaco, al alcohol, a las drogas, al Iphone, al dinero, al sexo, a la vagancia, a la televisión, incluyendo además, la adicción al trabajo y dejarse manipular por la angustia de hacer lo que guste a los demás, a la novia o el novio, el cónyuge, los hijos, los vecinos, los supuestos amigos, soportando además las continuas malas noticias, los robos al estado, las manipulaciones políticas, los 20 muertos diarios y chambres que nos llegan a través de los medios de comunicación y las redes sociales…

Pues sí, el conjunto de todas estas cosas asimiladas sin medida es lo que se llama “estrés” y que se asume como una de las principales causas de las enfermedades relacionadas con la pérdida temprana de memoria.

Yo con el objetivo de seguir los pasos de mi abuelo paterno que vivió 104 años, intuitivamente, hace unos diez, empecé a realizar un proceso de revisión de las razones de mi estrés, las encontré y eliminé.

Y para ayudar a otras personas describí este proceso con el título Liberación a los 55. Si puede antes mejor y si ya los paso con más razón… Se trata de liberarse, sacudirse como los perritos,  de todo lo que solo le aporta preocupaciones innecesarias, asuntos ajenos que no le importan, ni puede resolver y le generan mala calidad de vida.

Todos tenemos que entender que fuimos creados para ser libres y felices y que ninguna religión ni ley prohíbe, reorganizar la forma de vivir para disfrutar una mejor calidad de vida…

Pues ya lo sabe, ¡De todo un poco y de nada mucho!…

Pedro Roque

Comentarios

  • Daniel Bird
    Responder

    Ya reacionan Los que por buen Motivo sabemos la imporyancia e impacto de tu articulo,. Fue una conversation de hechos gravados para siempre en El Alma de una persona. Cuya claridad mental puede ser clacificada. Como muy Buena.

  • Mercedes Anaya
    Responder

    Gran articulo don Pedro, si, todo en exceso es malo y Tambien nada no es Bueno, hay balancear o sea que de todo un poco y de nada Tambien un poco, Lo felicito por escribir tan valioso articulo, Bueno para todos en todas las edades.