E y E… Complemento recíproco

¿La empresa y sus empleados son un complemento recíproco? ¡Si!… Por cualquier lado que lo veamos, lo son y tanto los empresarios deben apreciar a sus empleados, como los empleados deben apreciar a las empresas que les ofrecen empleo.

Independientemente del desarrollo tecnológico y la automatización, las empresas seguirán necesitando la colaboración de sus empleados y los empleados seguirán necesitando la seguridad que les dan las empresas para ellos y para sus familias.

Conversando recientemente en un desayuno con un amigo empresario me dijo: «Los empleados suman y restan y los empresarios multiplicamos y dividimos»…

Entendiendo este planteamiento quiere decir, que los empleados suman su dedicación, sus conocimientos, su experiencia, su esfuerzo para fabricar los productos y prestar los servicios que la empresa ofrece, y si lo hacen bien, le restan a la empresa costos adicionales de no calidad, internos y externos. Es decir, lo que cuestan en dinero las reparaciones de lo que no se hizo bien y lo que se debe desechar porque no cumple los estándares de calidad, y por el lado externo, los costos de las reclamaciones de los clientes y, principalmente, los costos necesarios para encontrar nuevos clientes, porque debido a las insatisfacciones por problemas de calidad o retrasos, desisten de comprar a la empresa y buscan nuevos proveedores…

Lo empresarios multiplican, creando más puestos de trabajo cuando la demanda de los productos y servicios crece, como consecuencia de la satisfacción de los clientes por la calidad de los productos y servicios, invierten en más tecnología, en más máquinas y contratan más empleados… Y dividen, cuando de los ingresos pagan los salarios a sus empleados, a los proveedores de materias primas, electricidad, seguros, bancos, otros costos directos e indirectos y también los impuestos al gobierno…

Pues en este sumatorio de esfuerzos entre empleados y empresarios es que debemos seguir pensando en cómo sacar el país del bache económico en que nos encontramos… Imagino que pronto habrá políticas enfocadas al crecimiento real de la inversión y el desarrollo, para crear más puestos de trabajo productivo e ir reconvirtiendo los miles de puestos de empleos improductivos en productivos.

Considerando el aprecio e interdependencia entre empresas y empleados, deben organizarse programas que promuevan la colaboración y la involucración de los empleados en los proyectos de la empresa, pues, la diferencia entre las empresas que producen los mismos productos, disponiendo de más o menos los mismos recursos, es precisamente, la conducta de los empleados, focalizando la calidad, la producción y la productividad, y por parte del empresario, proveyéndole los recursos para realizarlo, la seguridad en los puestos de trabajo y la formación adecuada…

Otra cuestión, es el aseguramiento de la continuidad de la empresa en las décadas venideras, preparando con suficiente tiempo a los futuros líderes. Está sucediendo, que por falta de la preparación a tiempo de la siguiente generación en los cargos importantes, sin darse cuenta, las están poniendo en riesgo. Según los análisis del Instituto de la Empresa Familiar en España y aquí el noventa y nueve por ciento de las empresas son familiares y España es lo más parecido a nuestro país; el 70% de las empresas no supera el primer relevo generacional y solo el 15% sobrevive el segundo. Y las causas más frecuentes son no haber preparado a los futuros líderes con tiempo y no haber formado adecuadamente a los empleados en el entendimiento e involucración y el compromiso con los objetivos de la empresa.

Pues ya lo sabe, la suma “empresa + empleados” funciona, si también se trabaja en la armonía de la interdependencia, en la formación adecuada y en la preparación a tiempo de la gente que garantizará la continuidad.

Pedro Roque

Comentarios

  • salvador E. Vasquez
    Responder

    excelente artículo Pedro,bien focalizada y coherente la integración de esfuerzos entre el empresario y sus colaboradores.Quizas la clave sea el saber compartir la visión de los dueños de la empresa con sus empleados