El Salvador… ¿De quién es?

¿De quién es El Salvador? Cinco me dijeron “De los salvadoreños” y cinco: ¡De nosotros los salvadoreños!

La pregunta se refiere a lo que se puede considerar que es de todos, porque todos lo disfrutamos y pagamos por ello nuestros impuestos… En lo físico, digamos las playas, las carreteras, las calles, los parques, todo lo que se considera, es público y podemos disfrutarlo… Podemos ir a la playa, disfrutr del sol, de la brisa y el agua del mar, utilizando las calles y carreteras desde la casa hasta llegar a la playa…

El lo político es nuestra la constitución, las leyes y reglamentos que se deben aplicar para convivir de forma sana y segura. Lo que hacen los tres poderes también es nuestro, porque somos nosotros los que participando decidimos una opción política y no participando dejamos intencionadamente que las cosas sean como decida la mayoría, aunque fuera una minoría de la población la que participó, pero esta es una condición del régimen democrático que tenemos que aceptar.

Partiendo de este principio, también es nuestro todo lo que hacen los tres poderes del estado, porque nosotros los hemos elegido y nosotros les pagamos.  Incluso a quienes tienen cargos ad honorem, pues, aunque no reciben sueldos, se les paga carro, gasolina, viajes, guarda espaldas y otra serie de prestaciones que, si se suman, hacen una excelente cantidad que nos saldría mas económico si cobraran un sueldo razonable y se pagaran por su cuenta lo que necesitan para hacer bien su trabajo, cumpliendo con todas las leyes y principalmente con la ética.

Nosotros pagamos a todas las autoridades de los tres poderes y lo que deciden para bien o para mal, que hacer con los impuestos, cómo invertirlos bien y cómo los malgastan…  Incluso pagamos buenos sueldos y excelentes prestaciones a quienes se ocupan en perdonar millones a un expresidente y nos condena a todos a que aceptemos perder el valor de todo lo que se puede obtener en educación, salud e infraestructuras con esas grandes cantidades de dinero…

Pero, yendo a lo sano y de sentido común la siguiente pregunta sería… ¿Queremos a nuestro país y lo que consideramos nuestro? En lo político, con nuestro voto lo hemos puesto en los gobiernos anteriores en manos de personas con visión de corto plazo que se interesaron mas por ellos que por nosotros… En lo medioambiental, no protegemos nuestro medio ambiente, desde quienes tiran la basura en cualquier lugar, hasta las alcaldías que no organizan la recolección, las empresas que polucionan y no recolectan y reutilizan sus residuos y los vehículos de trasporte público, que por sus malas condiciones de mantenimiento polucionan continuamente el medioambiente.

¿Qué falta aquí que hay en otros países que hace sentir a los ciudadanos como parte de sus patrias y se ve como desde todas las instancias políticas y gubernamentales la cuidan?…

Yo concluyo que se trata del “Autoestima” nuestra autoestima por nuestro país está muy baja. Nos hace falta elevar nuestra autoestima y el amor por nuestra patria. Entender mejor que no se trata de cualquier lugar, sino del suelo donde nacimos, vivimos, nos educamos y finalizaremos nuestro tiempo.

¿Y qué hace falta para tener una mejor autoestima como salvadoreño?…  Solo que nos lo propongamos y valoremos más lo que tenemos, sin dejar de trabajar porque sea mejor, a pesar de los malos ejemplos en casi todos los aspectos y desde todas las instancias…

De cada uno depende su autoestima personal, profesional y por el país. Si a la pregunta ¿de quién es El Salvador? Respondemos ¡Nuestro!…  Cuidémoslo como se cuida lo propio.

Pedro Roque

Comentarios