Los salvadoreños en el mundo y Doña. Mercedes…

Yo creo que todos los salvadoreños tenemos parientes en algún país del mundo, Australia, España, Italia, Suecia, Alemania, otros países europeos, en Latinoamérica, desde México hasta Argentina y por millones, en Estados Unidos. Unos, legalmente establecidos y otros con dificultades legales, pero con la mente llena de ilusiones por conseguir un futuro mejor. 

Hace tiempo leí, que 600 salvadoreños, por falta de oportunidades deciden diariamente irse de este lindo país… Por eso es apropiado el acercamiento de los futuros gobernantes con Estados Unidos… Por si no lo saben, El Salvador es donde Estados Unidos tiene una de las embajada más grandes de Latinoamérica… Y es en ese gran país, donde viven más salvadoreños tanto legal como ilegalmente. Unos muy bien, como los médicos, abogados, arquitectos, investigadores, profesores en universidades, empleados del gobierno, otros, porque han montado sus empresas, grandes, medianas y pequeñas, y luego, los que no tienen sus papeles y les toca aceptar cualquier trabajo para sobrevivir y ayudar aquí a sus familias…

Es innegable, que de esa gran nación vienen muchas remesas y son tan importantes como las exportaciones. Con ellas se mueve la economía consumista, porque gran parte, en cuanto llegan se gastan y en algunos casos, mal gastan… Quizás, alguna organización financiera proponga en el futuro una oportunidad inteligente de inversión rentable de las remesas para quienes las reciben…

Yo tengo hermanos en Los Ángeles, San Francisco y Houston que vienen todos los años en Navidad. La familia vuelve a la casa donde nacimos y crecimos, siempre con alegría el día que vienen y el día que se van, porque queda en nuestra mente la ilusión de su próxima visita, o la mía a Estados Unidos…

Gracias a la internacionalidad de EDH y su versión en Internet, diariamente se producen en algún momento por la diferencia de horarios, la conexión esperada de millones de salvadoreños con EDH por internet y con nosotros que vivimos el día a día de nuestro lindo país…

Pues sí, gracias a esta tecnología me escriben compatriotas desde naciones lejanas… Y  hace unos meses, que escribí sobre «El 15 de septiembre en San Vicente», recibí un correo de una señora preguntándome, si por mi nombre, pertenezco a un familia que ella conoció hace años… Le respondí que sí y desde entonces iniciamos y mantenemos una comunicación fluida y casi diaria, en la que intercambiamos recuerdos de nuestra ciudad y nuestra gente…  

Curiosamente la conocí cuando yo tenía doce años y ella unos veinticinco… Solo la vi una vez en mi vida y quedo grabada en mi mente la imagen de una bella mujer… Después de identificarnos, le pregunté si ella era esa persona y me dijo que sí… Se llama Doña. Mercedes Anaya, de casada, y la semana pasada cumplió noventa y dos años… De soltera en San Vicente se llamaba Merceditas Peña…Lo admirable de esta gran señora, que por su trayectoria profesional es de las salvadoreñas que ponen en alto el nombre de nuestro país, también es admirable, por su claridad mental, su excelente memoria y su correcta redacción y ortografía… Pues por haber encontrado muchas remembranzas en el baúl de mis recuerdos y por la expectativa sobre el tema que me comentará en el siguiente correo, desde aquí agradezco a Doña Mercedes, haberme escrito y continuar escribiéndome, pues para los dos es una alegría enviar y recibir nuestros correos.

Mi intención hoy, estimados lectores, es motivarles a interesarse por sus amigos y parientes que se fueron hace muchos años, escribirles sobre lo que sucede aquí y recordar y compartir, lo sucedido a lo largo de sus vidas… Háganlo, les aseguro que lo disfrutarán…

Pedro Roque

Comentarios