¡Nada es privado!…

Se titula un documental sobre el manejo de nuestros datos por las grandes empresas a quienes a cambio de nada se los entregamos y hacen grandes negocios poniéndolos a la disposición de empresas que se dedican a la inteligencia de negocios y nos insinúan con anuncios hechos a nuestra medida, para guiarnos hacia la compra de un producto o servicio, a optar por una entre varias alternativas o que no optemos por ninguna.

Describen como empresas que se dedicaron al manejo abusivo de esos datos fueron señaladas y multadas y se escuchan declaraciones de especialistas arrepentidos de haber participado en procesos ilegales…

Encontré la respuesta a una duda que siempre tuve… ¿Qué pasa con los documentos que borramos?… ¡No desaparecen, quedan grabados!…

Al final se plantea si el derecho a la intimidad en términos de nuestros datos electrónicos, deben ser uno más de los “Derechos Humanos” porque actualmente no lo es… Cada ves que firmamos un contrato para un préstamo o la compra de un vehículo, el proceso no sigue, si no firmamos una hoja en la que permitimos que compartan nuestra información… Si pagamos en una gasolinera nos advierten que nos están grabando y si cancelamos con una tarjeta de crédito saben todo sobre nosotros. Cuando compramos en un supermercado queda grabado todo lo que compramos y con la tarjeta saben quienes somos, qué productos preferimos, nuestro poder adquisitivo y con qué frecuencia compramos…Todo lo que se sube a las redes sociales, aunque lo borren, queda grabado, también las conversaciones y todos los mensajes, las fotos y los videos…

Relatan cómo en las campañas políticas a través de los perfiles que adquieren de las redes sociales, pueden determinar mediante un cuestionario inteligente el perfil de los indecisos que con la información adecuada pueden reorientar su pensamiento y comportarse como se desea en la campaña. Trabajan la información a la medida de cada persona y lo bombardean con noticias y memes a través de su teléfono inteligente.

Todos somos manipulables con los mensajes que recibimos y ese ha sido el objetivo de la ciencia y las prácticas del mercadeo al publicitar productos y servicios… Y está bien, pues cada empresa tiene que vender sus productos de la mejor manera y al mejor precio posible, siempre respetando que la publicidad no sea exageradamente engañosa, pues en cierta medida, toda la publicidad lo es… Nos han contado maravillas de partidos políticos y políticos y su conducta fue lo contrario de las expectativas que generaron con sus slogans y hoy están en la cárcel o huyendo… Pero en este caso, somos nosotros frente a la inteligencia del estratega de mercado y si compramos o no, es nuestra alternativa.

Para el caso del uso inapropiado de nuestros datos, existe según el informe, un lucro multimillonario por parte de las grandes empresas supuestos “dueños” de los datos que les ha confiado inocentemente todo el mundo, a cambio de que le dejen enviar mensajes y poner fotos y videos…

Imagino que nuestros datos en cualquier organización, son accesibles para los expertos en el robo de información, aplicando las herramientas adecuadas… Con razón, ISO desarrolló la norma ISO 27000, para el aseguramiento de la información en las organizaciones.

Por décadas vivimos sin redes sociales… Hoy, sin darnos cuenta, les entregamos, administran y se lucran de nuestra intimidad. Si quiere saber más, busque noticias sobre Facebook y Cambridge Analitical.

Pues ya lo sabe, si tiene algo confidencial que compartir, mejor reúnase a solas en la playa y se lo dice a su interlocutor personalmente, ya que por todos lados hay cámaras y micrófonos que nos miran y escuchan…

¡De verdad, ya nada es privado!

Pedro Roque

Comentarios