Pensar y planificar a largo plazo…

La diferencia principal entre las personas, las familias, las empresas, los gobiernos y los países exitosos es el pensamiento y planificación a largo plazo… En uno de sus primeros discursos, la primera ministra alemana, Ángela Merkel, se refirió a la Alemania de los próximos cincuenta años… Entre tanto han pasado 13 desde su nominación en el 2005 y Alemania, ni ha dejado de crecer, ni de ser la locomotora de Europa. ¿Podría ser El Salvador la locomotora de Centro América? ¡Definitivamente! Si quienes gobiernan se enfocan en el largo plazo.

Si una gran empresa extranjera busca un espacio estratégico para su filial en Centro América, irá al país donde pueda planificar su desarrollo para los próximos 20 años, pues tiene que construir una planta, desarrollar un mercado interno y de exportación, y para eso, requiere la seguridad que aporta el pensamiento a largo plazo del país…

La Fiscalía ya nos demostró, que los gobiernos anteriores se focalizaron en el corto plazo, enriquecerse ellos y sus amigos lo más pronto posible y lo organizaron desde el primer día en el poder.

Aquí se construye una carretera con visión de corto plazo y en los siguientes tres inviernos hay más baches que carretera… En Alemania hay autopistas de hace setenta años, que fueron bien cimentadas y desde entonces se les da mantenimiento para que el tráfico fluya a 160 km por hora. La Unión Europea está pensada a largo plazo y el tráfico comercial atraviesa las fronteras a 80 Km/h. Aquí, con la visión de corto plazo de recaudar impuestos, se retienen los productos por millones de horas a lo largo del año en todas las fronteras. Estoy seguro que se recaudaría más si se dinamiza la economía, que frenando las mercancías en las fronteras… En EEUU los trailers viajan miles de kilómetros del este al oeste atravesando muchos estados y todos cumplen al día y la hora las entregas… Aquí tenemos retrasos de varios días…

En la educación, en la salud, en el control medioambiental, en la construcción de infraestructuras, en el ordenamiento de las cosas y en todo lo que hacemos, tenemos que incluir los cuatro tipos de objetivos, empezando por los inmediatos, los de corto, medio y largo plazo…

En el mundo empresarial al definir los planes estratégicos, es determinante formular y escribir, la “visión” que en su espíritu conjunta los objetivos a largo plazo, la “misión” que contiene los objetivos a corto y medio plazo y “los valores y las conductas observables” que nos sirven para alcanzar los objetivos inmediatos y de corto plazo.

Nada es fácil, ni de un día para otro; los que pensamos a largo plazo aprendimos que el camino es largo y que se presentarán dificultades temporales, fracasos, frustraciones, sismos, desamores, enfermedades y convulsiones de las que no solo hay que recuperarse, sino con la lección aprendida, superarse. Todas las empresa pequeñas, medianas o grandes que han perdurado y siguen adelante, pasaron y pasarán por períodos buenos y períodos malos, dependiendo de como afrontaron las crisis.

La resiliencia personal, la resiliencia del equipo y la resiliencia empresarial hoy en boga como nuevos conceptos y programas empresariales, son la clave, para sin variar los objetivos de largo plazo, superarse de las crisis, que como las olas del mar vienen unas detrás de las otras, por lo cual la innovación y la resiliencia seguirán siendo dos códigos del ADN de los empresarios, que también debiera serlo, de los gobernantes.

¿Y sabe quién es el enemigo más cruel del pensamiento a largo plazo?…  ¡La corrupción, que busca el enriquecimiento personal inmediato!…   

Aprendamos y enseñemos a los jóvenes a pensar y planificar a largo plazo.  Nos conviene a todos…      

Pedro Roque

Comentarios

  • Daniel Bird
    Responder

    Como cambiar,? SI Todo ha sido in neopotismo de avanzada, estrategico y super bien orquestado. Base fundamental de la corruption a todos Los niveles. Yo ttabaje 8 anos en Cepa,. Hay Padre mio Las influencias de Los negocios, contratos y asignacioned Eran parts sel circulodel poder existente.