Reiwa, la nueva era Japonesa.

El pasado miércoles primero de mayo ascendió al trono el nuevo emperador de Japón, Naruhito, después de la abdicación del emperador “Akihito”, de quien su era se llamo “Heisei” que significó “Consiguiendo la Paz”.

La nueva era “Reiwa” significa, “Bella Armonía”… Y si ya Japón es el país más limpio y ordenado que conozco, con una tradición de valores como el respeto, la honestidad, la honradez, la responsabilidad, la rectitud, la solidaridad, el servicio, la cooperación, la laboriosidad, el emprendimiento, la superación, la armonía, el orden, la unidad, la confianza, el optimismo, la fe, la gratitud, la lealtad, la fidelidad y la austeridad y su orientación fue concentrarse en la paz, me imagino su futuro si estos valores tradicionales se orientan hacia la bella armonía.

Las siete veces que fui a Japón, aprendí en la práctica sobre los sistemas de mejora continua y para que vean como aplican sus valores les cuento algunas de las situaciones que me sucedieron.

Saliendo del museo en el edificio sobre el cual explotó la bomba atómica en Hiroshima, empezó llover y tanto mi amigo como yo nos pusimos las manos sobre la cabeza y caminamos. Al pasar por una tienda, un señor nos indicó que entráramos y con un gesto muy amable, compró un paraguas para cada uno y nos lo obsequió y con una sonrisa y juntando las manos se inclinó, agradeciéndonos que aceptamos su obsequio.

En el shinkansen de Nagoya a Tokio, olvide una gabardina. De la estación de Tokio fuimos al hotel y al salir a cenar y comprobar que hacía frío, hice el típico gesto de haber olvidado algo. La recepcionista me preguntó que sucedía y le expliqué que olvidé mi gabardina en el tren de Nagoya a Tokio. Me preguntó si sabía el número del tren y le respondí que no… Me preguntó la hora que llegué a la estación, se la dije, y consultando el libro de llagadas y salidas, dedujo el tren en el que había viajado. En menos de dos minutos habló por teléfono y cuando regresé me informó que mi gabardina la había encontrado el personal de limpieza de la estación de destino final del tren y que al día siguiente a las 10:30, estaría en la oficina de objetos olvidados en la estación central. Fui a recogerla y ahí estaba incluso con las cosas que llevaba en los bolsillos…

En otra ocasión, al llegar al hotel y querer pagar el taxi en efectivo, como desde hace muchos años se pagan con tarjeta, el chofer, hizo un gesto que no tenia cambio, el recepcionista de la puerta del hotel acudió enseguida y me cambio el billete para pagar el taxi… Le di las gracias y después averigüe que no fue coincidencia, sino que, después que me cambió el billete, va a la caja a que nuevamente se lo cambien, para tener siempre cambio por si llega otro cliente con la misma situación.  

Entrando en una tienda con el paraguas mojado, un empleado cordialmente me lo pidió, lo sacudió suavemente y lo introdujo en una bolsa especial de plástico desechable para que no goteara en la alfombra de la tienda.

Explicadas estas anécdotas, me imagino la evolución que tendrán los japoneses en la Era de la Bella Armonía, que servirá para orientar todo lo que se hace en el país, en consonancia con su significado: la belleza y la Armonía. ¿Se imagina algo parecido en nuestro país?…

Aquí, no es Japón y seguimos con la incertidumbre de por dónde irán las cosas con el nuevo gobierno… Me daré por satisfecho si de verdad eliminan de raíz y en todos los estamentos la corrupción, relanzan la economía y se concentran en un programa nacional de ordenamiento y calidad en todo lo que hacemos.

Pedro Roque

Comentarios

  • 000491323161
    Responder

    Ein schöner Bericht! Grüße aus Herzogenaurach in Deutschland! Klaus

  • Merceditas Pena Melgar
    Responder

    Como siempre su comentario esta lleno de grandes ensenanzas tanto en lo individual como en la comunidad y especialmente a nuestros gobernantes si ellos practicaran algunas de esas relevantes cualidades como son la austeridad, responsabilidad, honradez, el pais se convertiria en un gigante sirviendo de ejemplo para los paises que nos rodean.