Tenía razón!…

Me refiero, a que mi padre tenía razón y la sigue teniendo, como el suyo, si le advirtió cuando joven, que robar es malo y tiene sus consecuencias.

Me decía: todos los que roban se creen muy listos, piensan que nunca los descubrirán y se quedarán con lo robado… Y luego me confirmaba: todos esos listos, tarde o temprano, terminan en prisión…

Parece que a los altos funcionarios, hoy implicados en malos manejos de los fondos del Estado, o nunca les dieron ese consejo o no lo escucharon con atención… De igual forma, los que ya sabiendo los riesgos, lo continúan haciendo porque siguen pensando que «su sistema» es súper seguro y nunca los descubrirán…

También me aconsejaba, sobre que la “verdad y la justicia” al final siempre triunfan… A veces hay que esperar y esperar, pero siempre hay alguien que busca sin descanso, hasta que encuentra una esquina de la manta y empieza a tirar de ella para destapar lo que estaba escondido…

Además me explicaba, que de nada sirve robar, si durante el resto de la vida se tendrá el cargo de conciencia, la intranquilidad al dormir y estar siempre a la expectativa, sobre si alguien está investigando, o si por casualidad, buscando otra cosa, al encontrar la esquina de la manta, empezara a descubrir lo que escondía.

También, que “ robar» no es solo “robar dinero”… Uno puede estar robando a la empresa, si durante el tiempo de trabajo por el que cobra un salario, está haraganeando, o robar a otras personas, si cuando se encuentra algo, no lo devuelven y creen que porque lo encontraste es suyo. ¡Todas las cosas son de alguien y si algo ha sido olvidado o perdido hay que devolverlo!…Y eso, aunque la gente piense que eres tonto, si devuelves algo que encontraste.

Y hoy, que todos tienen teléfono inteligente pasa lo mismo, si durante el tiempo de trabajo están más atentos a los mensajes electrónicos que del trabajo, están robándole el tiempo a la empresa, y también, roban energía, si al llegar a una casa o a una oficina, sin pedir permiso conectan el cargador del teléfono… Y que sea “poquito y un ratito” no justifica el robo…

Como tampoco es sano justificar el defalco que ha realizado un simpatizante político, argumentando que otros antes que él hicieron lo mismo o más… Como si el siguiente tuviera derecho a que su desfalco sea mayor o a que si el anterior fue malo el siguiente tiene permitido ser peor…

De otra cosa que me advirtió, fue de los amigos… Hay que aprender a “presentir», quienes son amigos sinceros y quienes amigos interesados. Quienes estarán contigo en los malos momentos y quienes cuando ya no les sirves serán los primeros que te abandonarán…

Creer es una necesidad humana, todos necesitamos creencias a las que aferrarnos, pero dejarse engañar dos veces sobre los mismos “sueños y promesas» que el anterior, que además esta bien claro que los engañó, es un gran riesgo que hay que correr… ¡El hombre es el único animal que se tropieza dos o más veces en la misma piedra!…

Mi padre también me explicó, que ser rico no es malo, ojalá todos fuéramos ricos, si la riqueza se obtiene honradamente, y que tampoco es cierto, que todos los ricos son malos… Gente mala, hay en todos los estamentos sociales, pero siempre habrá más gente buena que mala y más gente honrada que sinvergüenza… La maldad no tiene que ver con el dinero, sino con la educación y los sentimientos de cada uno…

Y sobre la felicidad, me enseñó, que ni es fácil, ni de gratis y que es la suma de muchos momentos felices por las cosas buenas que uno hace y generan satisfacciones. Hay personas ricas felices y personas ricas muy infelices, pero también, personas pobres muy felices y personas pobres infelices…

Lo más importante será siembre distinguir entre lo bueno y lo malo, hacer bien las cosas buenas y pedir a Dios que nos aleje de la tentación de las malas…

Y que las satisfacciones por las cosas buenas y la felicidad, llegarán cada una en su momento.

Pedro Roque

Comentarios