Tentaciones…

Y no nos dejes caer en la tentación, más líbranos de todo mal. Amén… Así termina la oración “El Padre Nuestro”…

¿Y a cuáles tentaciones se refiere?… A todas… Sí, a todas con las que nosotros, no solo nos ponemos en riesgo a nosotros mismos, sino a nuestra familia y a otras personas…

Por ejemplo, la tentación, de a pesar de las campañas publicitarias de las cadenas de supermercados en su insistente bombardeo sobre las bebidas alcohólicas, ofreciéndonoslas al dos por uno y a precios por debajo del costo.. Pues que no caigamos en la tentación de comprarlas e ingerirlas antes o durante la salida o la vuelta manejando de las vacaciones…

Que aunque dispongamos de un vehículo en buenas condiciones, Dios nos libre de la tentación de manejar más rápido de lo que las condiciones del tráfico, el estado de la carretera, las curvas cerradas, el tiempo y la policía lo permiten… Y esto, no solo pensando en la multa, sino en los daños físicos del vehículo, los golpes propios y de los parientes, y si somos culpables del accidente, también de los gastos de curación de los pasajeros del vehículo chocado…

La tentación de si viajan en moto, hacer las tonterías de meterse entre dos vehículos que ya van a 80 Km/hora, pues a esa velocidad, con que solo los roce un camión, saldrán volando… En cualquier accidente entre una vehículo mayor y una moto, el motociclista tiene las de perder…

Si manejan a la ida o a la vuelta de las vacaciones, que no caigan en la tentación de hacer adelantamientos en las curvas, pensando que no viene nadie o que son listos y tendrán tiempo de esquivar el vehículo que viene en sentido contrario.… Vi recientemente un vídeo de un choque frontal entre una camioneta y una motocicleta en un adelantamiento en una curva, en el que en solo unas decimas de segundo, cambió el rumbo dos vidas. El de la moto murió instantáneamente y el otro se irá directamente a la cárcel por muchos años, pues es tan evidente la prueba del video que no creo que haya abogado que lo rescate de una larga y merecida pena…

Y si ya está disfrutando con su familia en el mar, que no tenga la tentación de entrar mas allá de lo permitido, cuando el mar está picado o de entrar al mar después de ingerir bebidas alcohólicas o haber comido copiosamente…

Y si anda con niños, que ellos no caigan en la tentación de meterse al mar o a la piscina después de comer o pasar de los limites permitidos…

Y si salió al extranjero y alquiló un vehículo, que no caiga en la tentación de manejar como lo hace aquí, por ejemplo, saltarse un semáforo en rojo o adelantar peligrosamente, pues si lo ve la policía, le llamará la atención, le pondrán una multa y hasta puede que le decomisen el vehículo…

Y si se fue a los parques temáticos que no caiga en la tentación de saltarse las colas o si tiene ganas de orinar, hacerlo como se hace aquí, porque puede que lo lleven preso o lo manden a un hospital siquiátrico…

Pues como ve, son muchas la tentaciones en las que podemos caer todos los días y bastantes más en los días de vacaciones, pensando, como se decía hace muchos años: “estamos de vacaciones y aquí todo es playa”…. Si quiere que lo respetan, tiene que respetar…

Que las vacaciones sean para disfrutarlas sanamente con la familia, como previsto por las leyes en todos los países democráticos, no para hacer ningún tipo de abusos con el alcohol, aunque la publicidad le bombardee y le reduzcan el precio a la mitad…

Responsabilidad social empresarial de los supermercados seria no ofrecer tantas bebidas alcohólicas los días antes y durante las vacaciones con tanta insistencia, pues en casi todos los accidentes, los abusos del alcohol es una de las causas…

Pásela bien y no caiga en tentaciones…

Pedro Roque

Comentarios

  • Martin benavidez.
    Responder

    Bonito consejo y reflexión. Y riquísimo plato de paella de camarones y langosta preparo que hasta hambre de comer otra vez me dio. Me alegro que haya disfrutado de la playa . Feliz Noche.