Buenos Augurios…

Me llegó un correo de esos que circulan, que no se sabe ni de dónde vienen, ni como obtuvieron mi dirección, pero lo importante es que como traía casi solo malos presagios sobre lo político, la política y los políticos, el desarrollo económico y otros pronósticos negativos, se me ocurrió escribir estos buenos augurios para motivar hacia lo positivo y proactivo.

La diferencia entre los presagios negativos y los augurios positivos, es que por la propia naturaleza de las cosas, si no se hace nada y nos cruzamos de brazos, lo negativo termina sucediendo y para que lo positivo sea la consecuencia de la prevención, tenemos que ponernos decididamente a realizar lo que corresponde.

Por ejemplo, si reconocido un riesgo de que en un determinado lugar o en una máquina puede haber un accidente, si no ponemos una protección, al final terminará sucediendo el accidente. O si vemos que en un lugar puede haber un deslizamiento, si no construimos un muro de contención, como aquí llueve y tiembla, al final, se producirá el deslizamiento… Desgraciadamente ambas cosas han sucedido…

Entonces, por ejemplo, contra el mal presagio de que manipularán las elecciones, lo que corresponde por el lado positivo, es que desde ya, cada uno conscientemente y por su cuenta, se preocupen por entender muy bien el sistema de voto cruzado y de recuento de los votos, para que las elecciones no terminen siendo manipuladas.

Para el mal presagio que la economía no crecerá, cada empresario y cada trabajador se deben concentrar en hacer bien sus productos y prestar bien los servicios que ofrecen, para reducir los costos, mejorar la calidad y que los clientes les prefieran frente a su competencia de otro país.

En todo caso, si usted mira a su alrededor y lo hace de forma sistemática y lógica, aplicando los cinco sentidos, se dará cuenta de que en la realidad existen una serie de riesgos, que se pueden convertir en malos presagios, si se conforma solo con saber que existen y cada vez que pasa cerca siente como que lo llaman, pero con la expectativa que no sucederán, usted no les hace caso.

Pero si cuida su salud, hace ejercicio, cuida su alimentación y no se excede con la comida y la bebida no se enfermará. Si mantiene su vehículo en buenas condiciones, realiza el mantenimiento y maneja defensivamente le augurio que se reducen sus posibilidades de tener un accidente. Y si la policía de tránsito saca de circulación a los listos y los abusivos de las carreteras, sus posibilidades de accidentarse se reducirán más.

Presagiar lo malo es mucho más fácil que generar esperanzas por mejores condiciones, pues para prever lo malo solo hace falta observar cómo viene evolucionando el país en lo macro y lo microeconómico y demás crisis que nos afectan y no hacer nada, asi, al final lo malo sucederá…

Mientras que para que las cosas buenas sucedan, hay que pensar, observar, definir planes de trabajo, involucrar a los colaboradores, motivar al equipo gerencial, aplicar sistemas de gestión de riesgos y ponerse decididamente a prevenirlos…

Así es que nos ira bien en el 2015…

Pedro Roque

Comentarios