¿Cuántos años cree que tiene?

Para saberlo, bueno será comparar las dos edades: Una la edad “cronológica”, es la que dice su DUI, que cuenta el tiempo desde que nació y la otra, es la “biológica”, o sea, cómo se encuentran sus sistemas y cuan bien funcionan…

Me refiero, al sistema respiratorio, por ejemplo, si es fumador, puede ser que la diferencia de su edad bilógica con su edad cronológica sea de 20 años más. En internet encontré fotos de hermanos gemelos, en los que a pesar de que la edad cronológica se diferencia en solo unos minutos, en su aspecto se nota perfectamente la diferencia por los efectos secundarios que produce fumar.

bl-001Fíjese en las fotos y descubrirá cual de las dos gemelas fuma y cual no. O también podemos ver las diferencias en el sistema digestivo, si siempre disfrutó mucho de la comida, sobre todo consumiendo los sabrosos alimentos que ya sabe que no son buenos para la salud. Pues seguro que tiene sobre peso y todos los riesgos que conlleva. Y lo más importante, su sistema nervioso y el funcionamiento de su cerebro, que si lo contaminó o sigue contaminando con estupefacientes, la diferencia puede ser también mucha con la edad que tiene en su DUI.

En este caso he visto fotos de gente que tiene solo 35 años y parece que tienen el doble. Y me enteré de estos conceptos, escuchando en TVE una conversación muy interesante entre una periodista y dos prominentes geriatras españoles en un programa que se refería a como vivir mejor…

Además, también aprendí que las mujeres por naturaleza viven más que los hombres, al igual, que las hembras en otras especies animales también viven más que machos. O sea, que entre los humanos y los animales, hay más viudas que viudos.  Y según los dos especialistas, la longevidad de las personas depende solo en un 25% de lo genético y el 75% restante, de lo que cada uno tanto física como intelectual-mente hace a lo largo de su vida. O sea, que sus padres o abuelos fueron longevos, no se atenga que solo por esta razón usted también lo será.

La recomendación para vivir mejor, sobre todo pasados los cincuenta, es cuidar la alimentación, tomando cada día cinco vegetales entre frutas y verduras, suficiente agua según sus necesidades, sin obligatoriamente tantos vasos de agua, y, dependiendo de cada uno, dos copas medianas de vino tinto. Por ejemplo una con la comida de medio día y otra por la tarde. El vino debe ser de calidad, para que lo disfrute y produzca los resultados esperados. Si compra vinos que le producen acidez estomacal, el remedio será peor que la enfermedad.

Pero también es importante para mantenerse joven, “liberar y liberarse”. Liberarse de todo lo que no le aporta nada bueno y le genera malestar, estrés y gastos innecesarios, y por otro lado, quitarse valientemente la mochila de los hombros, que muchos llevan repleta de paradigmas, sospechas, dudas, resentimientos, malos entendidos, celos profesionales, envidias y contaminación política mental.

La vida es linda pero corta y en agradecimiento a que cada día nos despertamos, tenemos el compromiso con nosotros mismos, de hacer del día lo mejor posible, siendo optimistas, abiertos hacia la gente, generosos, empáticos, atentos y elegantes en nuestro proceder…

Yo, ya pasados los 70, aun me siento muy bien y como no exageré en nada durante toda mi vida haciendo cosas que califican como haber disfrutado de la vida, les digo cordialmente, que sí vale la pena vivir pero con la cabeza clara y los sistemas que nos mantienen ágiles, en buenas condiciones, sin tener que tomar ningún medicamento.

Pues hoy para aliviarle un poco del bombardeo politiquero y las promesas electorales con las que nos quieren ilusionar los políticos, preferí mejor, escribir sobre cómo alargar la vida y caerle bien a la gente; dos temas que a todos nos debieran interesar.

Los debates políticos que se están televisando, que son más críticas que debates, si los ve y escucha no se los tome muy en serio, pues ya verá como después de las elecciones muchas promesas poco a poco irán cayendo en el olvido y los electores cayendo en la cuenta que, tal como Ulises, lo que escuchamos eran cantos de sirena.

¡Pase un buen domingo, cuide su salud y vivirá más!

Pedro Roque
www.centrodecalidadyproductividad.com

Comentarios