Diez claves de una empresa familiar que perdura

El 80% de las empresas del mundo pertenecen a familias y general el 70% del PIB global, aun así más de la mitad muere. ¿Qué marca la diferencia entre el fracaso y éxito de estas compañías?

Por: Raquel Cortez

En el mercado salvadoreño, según Pedro Roque, Máster en Administración de Empresas y especialista en Habilidades Gerenciales, el negocio familiar es lo que más predomina. Vemos un Grupo Poma, Grupo Calleja, Simán, Adoc, y otras que han pasado de abuelo, padre, hijos y así sucesivamente

¿Cómo han logrado mantenerse? Roque indica que su permanencia en el mercado ha sido por su ADN empresarial: filosofía y visión.

Pero no todas tienen la suerte de mantenerse. A nivel mundial más del 50% de las empresas familiares están condenadas a cerrar o cambiar de propietarios, una de las razones es el que los  hijos no quieren seguir con la compañía de sus padres, pues están interesados en otros negocios.

Los que deciden hacerlo también se enfrentan a ciertas complicaciones, siendo los conflictos entre la familia, de entendimiento o intereses, una de las principales amenazas para la empresa.

Roque detalla algunos aspectos relevantes que pueden marcar la diferencia entre ser de los que mueren o sobreviven:

  • Tener en cuenta la visión del fundador
  • Decidir y preparar al sucesor con tiempo
  • Gestionar la inclusión de los miembros de la familia en la empresa
  • Delimintar lo familiar, lo profesional y lo empresarial
  • Acordar un pacto de familia asumido y respetado por todos
  • Informarse de  cómo opera otras empresas exitosas fuera del país
  • Hacer un plan de sucesión
  • Si no hay interés en los hijos, buscar parientes cercano o profesionales jóvenes
  • Preparar el testamento en vida y decidir aun con los cinco sentidos y la cabeza clara
  • Apoyo continuo y mutuo entre el fundador y el sucesor durante la preparación

“Fundamentalmente el compromiso de las personas con la compañía, el papel crucial de la sostenibilidad, es decir, de la continuidad del proyecto, y la importancia otorgada a la responsabilidad social en sentido amplio, orientada no sólo hacia los agentes relevantes para la empresa, sino también hacia las comunidades y territorios en los que operan, serán los pilares que darán larga vidas a las organizaciones”, concluye el experto.

Comentarios