Dos reflexiones…

En el momento que considero oportuno entre noviembre y diciembre, me tomo un día para reflexionar sobre cómo fue el año y por dónde pueden ir las cosas el año siguiente… Me aíslo de las noticias sobre masacres, homicidios, la delincuencia, la corrupción, el endeudamiento galopante, la campaña electoral que ya empezó y el rompecabezas del voto cruzado…  Me desligo de mi entorno y me voy a un lugar donde, observando la naturaleza por unas horas, revisar mentalmente  las cosas importantes, o las que mi mente selecciona como tales, para concluir cómo fue el año que pronto termina y cómo podría ser el año entrante y sobrevivir entre tantos malos presagios de economía estancada, delincuencia creciente, presupuestos desfinanciados y el bombardeo publicitario de las elecciones, más todo lo que se continuará destapando de las cosas turbias que suceden en este, nuestro país….

Para eso fui el miercoles a la Costa del Sol a la casa de un amigo y me di cuenta nuevamente del potencial que tiene esta zona para el turismo, que ojala se ordene bien desde el principio y se piense y organice con los fondos del Fomilenio II, desde el inicio para un “turismo de calidad” y de consumo medio alto, para que desde el principio sea rentable para el entorno.

La playa estaba tan plana que entré en el mar ciento setenta metros hasta el lugar donde se formaban las olas, como en las playas del mar mediterráneo de Gandia, en Valencia.  Pense y les aseguro que no tenemos nada que envidiar a ninguna zona ni del Pacífico, ni del Atlántico, ni del Caribe, ni del Mediterráneo. Si desde ya se empiezan a cuidar estas zonas para que se mantengan limpias y se educa a la población y a sus hijos para convertir la costa salvadoreña en fuente de riqueza, puede ser posible a corto plazo.
La otra cosa interesante y esperanzadora a la que asistí, acompañando a una amiga este jueves, fue la inauguración de la “Casa de la Cooperación Alemana”, el edificio que alberga a las dos organizaciones responsables de desarrollar, coordinar y financiar proyectos de la Cooperación Alemana en El Salvador, la GIZ (Gesellscahft für Internazionalle Zusammenarbeit) y el KFW (Kreditanstalt für Wiederaufbau).

No sabia que desde los años sesenta han desarrollado 110 proyectos y que actualmente tienen proyectos para el desarrollo de energias renovables, la integración centroamericana y la reducción de la delincuencia.

Me extrañó que el evento no iniciara puntual, como aprendí en mis once años de estudio y trabajo en Alemania… Y al tratar de enterarme qué sucedía, se rumoraba que esperaban al ministro de Relaciones Exteriores que al final no llegó… Pero inteligentemente, para disimular la espera de una hora antes del acto protocolario, sirvieron la cerveza, los vinos y las boquitas.

Resumiendo… El Salvador tiene costas preciosas aun sin explotar y ojalá que con el Fomilenio 2 se desarrollen proyectos y trabajo que ilusionen a la gente joven de esas zonas y ya no se quieran ir del país…

El presidente Obama y el Papa, dos líderes mundiales, siempre son puntuales en sus intervenciones y quizas podrían ser una referencia para los funcionarios de este país.

 

Pedro Roque

Comentarios