«El dólar salvadoreño»

Advirtiéndoles  que mi especialidad son los sistemas de mejora continua y las normas internacionales para sistemas de gestión de la ISO, y por lo tanto, de economía no sé más que cualquier ciudadano de a pie, me alegré mucho al ver hoy lunes dos de febrero en El Diario de Hoy una pagina completa comentando mi articulo sobre el “Dólar salvadoreño” y haciendo referencia a los sencillos ejemplos que escribí en dicho articulo, por los cuales a mi, que no soy economista, sí me sigue pareciendo que aquí, y lo digo con cuidado y con respeto, puede ser, que no estemos usando bien el dólar.

Oficialmente, no existe un dólar salvadoreño, ya lo sabemos. La reflexión y pregunta a la que quiero exhortar a los economistas, que sí saben de estas cosas es:  ¿Estamos utilizando correctamente el dólar”

No es lo mismo un dólar ganado en Estados Unidos que entra como remesa, que un dólar ganado aquí. Aunque la ración de cualquier tipo de comida rápida cueste lo mismo, a los que ganan el dólar aquí les cuesta más horas de trabajo y al observar los precios me parece que están más fijados para los dólares ganados en Estados Unidos que los ganados aquí.

Éntrenle en serio al tema y aconséjenos sobre el buen uso de la moneda, pues intuyo, que si los precios siguen subiendo y además el gobierno también nos sube los impuestos, se afectará negativamente el consumo y se frenará más la economía. En mi sencilla mente de ciudadano que quiere ser razonable y que no es ni micro, ni macroeconomista, pienso que si los que saben más, no nos advierten a tiempo sobre las consecuencias, terminará deteriorándose más la economía y el crecimiento y todos saldremos perdiendo.

Con el dólar puede ser que nos este pasando parecido a cuando alguien que se compra unos zapatos de vestir para ira a la oficina, los usa también para jugar al futbol, se puede, claro, pero es posible que se rompan los zapatos antes de tiempo, no tenga para comprar otros y andará con los zapatos rotos hasta que gane para comprar unos nuevos. Si hubiera usado los zapatos correctamente  le hubieran durado muchos más.

Porque quiero a mi país y veo como la gente se rebusca para sobrevivir, es que pienso que el tema “EL BUEN USO DEL DOLAR” puede ser interesante que se discuta y ojalá que concluyan aspectos importantes que dinamicen la economía y nos beneficiemos todos.

Si pueden y quieren, o al revés, si quieren y pueden, por favor háganlo y concluyan algo útil para todos. Les pongo a la disposición los espacios para hacerlo y además les invito a café con pan dulce o si lo prefieren un par de copas de vino.

Comentarios