EL NEGOCIO DEL MIEDO


El miedo es un sentimiento natural y además es instintivo, incluso los recién nacidos sin saber qué es y cómo se siente, al observarlos frente a ruidos o imágenes extrañas su expresión es de miedo y lloran. También cuando a un niño se le descubre en su primera “mentirita” y él lo sabe, se delata por lo entrecortado de su voz y le tiemblan las piernas… Yo asumo el miedo como un sistema preventivo, nos sirve para alejarnos de las amenazas.

Los animales salvajes y domésticos también cuando sienten miedo por alguna amenaza corren para salvarse. En los videos de cómo un guepardo sigilosamente se acerca a una gacela, cuando la gacela lo percibe, siente miedo y corre… En algunas ocasiones por su habilidad para girar bruscamente saca ventaja al guepardo y salva su vida. Y sabiendo cómo reaccionamos cuando tenemos miedo, muchos negocios funcionan, se mantienen y crecen, gracias al miedo y la supuesta seguridad que proporcionan. 

Cuando empezaron los secuestros de aviones y atentados en los aeropuertos creció exponencialmente la industria de la seguridad, se desarrollaron escáner muy caros que en 30 segundos inspeccionaban a los pasajeros. Ahora en todo el mundo hay cientos de miles de máquinas y personas escaneándonos y registrándonos. 
Por otra parte, con la aparición del SIDA creció exponencialmente la industria de los profilácticos. El miedo a la violencia y a las guerras obliga a cientos de miles de personas a pagar mucho dinero para que los lleven a países supuestamente más seguros… 

Las compañías de seguros se mantienen del miedo a que nos pase algo y aseguramos la vida, las casas, los carros y las empresas. 
Y actualmente el miedo al Coronavirus también está produciendo inmensas ganancias a la industria de las mascarillas y del gel desinfectante. Todas las empresas que producen estos dos productos en los cinco continentes y sus cadenas de abastecimiento están teniendo muchas ganancias. Se calcula que desde que apareció el Coronavirus hasta final de año se producirán unos dos mil millones de mascarillas, la producción de geles desinfectantes se ha triplicado y así las ganancias de las industrias en las cadenas de valor desde las materias primas hasta la distribución. 

Comparativamente el que quizás menos negocio hará es el compositor de la “Cumbia del coronavirus”, a quien felicito, pues ya circula en muchos países. Yo la envié a parientes y amigos de EEUU, España y Alemania, con la aclaración que si siguen las instrucciones de la cumbia, que son las mismas que recomienda la Organización Mundial de la Salud, se mantendrán lejos del famoso virus.  
Si va al WORLDOMETER: https://www.worldometers.info/es/ en el apartado SALUD, verá los millones de niños que mueren por desnutrición, abortos, fallecidos por contaminación del agua, alcohol, drogas, SIDA, suicidios… Y sin ir más lejos, aquí fallecen por violencia y accidentes al menos 20 personas diarias.

Es cierto, la muerte de cada uno vendrá en su momento, en un accidente, una bala perdida o una enfermedad terminal. Estadísticamente es poco probable que por el Coronavirus, pues de los virus que se conocen es el menos letal. La OMS asegura que un 2%, mucho menos que la neumonía tradicional. 
Si quiere información directa de la Organización Mundial de la Salud, sobre el virus y los asuntos relacionados visite:  https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019

Otra cosa… Se sabe que estadísticamente el 95% de las cosas a las que se les tiene miedo no suceden, pero para prevenir las enfermedades y cualquier otro asunto que nos provoca miedo, lo mejor es seguir las instrucciones de prevención, y en el caso del Coronavirus, las de la OMS y la cumbia del Coronavirus… 

Por cierto, las mascarillas protectoras según la OMS, “solo son necesarias para los enfermos y el personal médico que los atiende.” 


Pedro Roque

Comentarios