La sostenibilidad y las nuevas emociones…

Observando desde el puente lo poco que queda de un río que desemboca cerca de Acajutla, pero que esto sucede en cualquier otro, me fije que la poca agua que aun lleva, era de color café, parecida a la que servía y cobraba ANDA en algunas colonias… Entre las piedras había atrapados, bolsas de basura, zapatos, llantas, y a al final del puente, hay un promontorio donde los vecinos tiran su basura que cae al río…También admiré algo fantástico que no encajaba en ese entorno de suciedad: tres bellas garzas blancas… 

Al ver la diversidad de cosas en el río, recordé las “Cuatro leyes de la ecología” … ¿Sabe cuáles son?…
1. Todo está interconectado con todo. 2. Todo termina en algún lugar. 3. La naturaleza es sabia y se auto depura. 4. Nada es de gratis, todo tiene un costo, económico y social…

Lo siguiente que pensé, es que aquí tiramos cosas que en otros países aprovechan aplicando la filosofía de la economía circular, y como es un buen negocio, diariamente se crean nuevas empresas o nuevas divisiones en las empresas para aplicar las tres Rs: Recolectar, Reciclar y Reutilizar… En Europa existen el concepto y las industrias “3Rs”, desde hace 40 años …

Con el innegable cambio climático, sufrimos veranos con +45O C , inviernos con -40o C, tormentas torrenciales e inundaciones, deshielo en los dos polos, inmensos incendios y calentamiento global por los gases invernadero, que juntos y al sentir sus efectos devastadores, han provocado nuevos movimientos, que exigen reducir la contaminación industrial y doméstica, focalizando las conductas, hacia “Ecología Emocional”.  

Según los científicos del cerebro, primero tenemos emociones, después sentimientos, creencias, valores, actitudes y conductas. Y las nuevas emociones pretenden generar nuevas conductas para reducir las causas del cambio climático.

Todos, para vivir necesitamos un entorno, nadie vive en una burbuja. Compartimos el aire, la atmósfera, nos alumbra y calienta el mismo sol, vemos la misma luna y las estrellas y porque la tierra gira, también compartimos otras cosas como la lluvia ácida y la arena del Sahara que cuando se eleva, por el giro de la tierra, también cae aquí.

En Europa se está enseñando la “Ecología Emocional”, sobre las emociones y sentimientos hacia la conservación de la tierra, la protección del medio ambiente y los recursos naturales, en los ámbitos industriales, de servicio, el domestico familiar, el financiero y lo gubernamental. La ecología emocional, apoya entre otras cosas, el modelo de vida “CAPA” que enseña la importancia de ser: Creativo, Amoroso, Pacífico y Autónomo emocionalmente. La autonomía emocional, consiste en descontaminarse de las emociones negativas y de las personas tóxicas que proyectan todo por el lado negativo, se quejan continuamente y cuando hay que emprender algo, ni hacen, ni dejan hacer.

Y en lo empresarial, también se debiera empezar a cultivar las emociones ecológicas de protección de los recursos naturales y reducir los efectos de las empresas en el cambio climático, adhiriéndose a los principios del Manifiesto de Davos 2020 del FMI.

Las nuevas tendencias, “El Tren del 2020”, lleva en sus vagones: en el primero, los sistemas calidad y de mejora continua, en el segundo, la gestión medioambiental y la responsabilidad social, en el tercero la sostenibilidad, las energías limpias, la huella del carbono, la huella hídrica y en el cuarto, el manifiesto de Davos y la ecología emocional…  ¿En cuál vagón viaja o se subirá usted y su empresa?… 

Pues sí, estas y otras son las cosas con las que hay que familiarice y empezar a trabajar juntos para hacer, entre el sector privado y el gubernamental, un país sostenible…

Pedro Roque

Comentarios