Más Alertas…

Cuando en el siglo pasado hubo otras epidemias más graves que el Coronavirus, como la viruela, la varicela, la tosferina, la tuberculosis, el sarampión, el dengue y el paludismo, que se transmiten por contacto entre las personas, por el aire o los zancudos, los médicos y los padres de familia aplicando principalmente el sentido común aislaban a los enfermos para que no contaminaran a otros y así detener la propagación de los virus o las bacterias… A los nueve años me dio paludismo y lo primero que hicieron mis padres fue poner mi cama lejos de mis hermanos, colocaron un mosquitero y rociaron la casa con “Flit”, un producto que se pulverizaba con una bomba de mano que alejaba y eliminaba los zancudos. El ambiente quedaba mal oliente un buen rato, pero los zancudos desaparecían… Recuerdo que de mi escuela enfermamos de paludismo unos 30 niños, en sus casas tomaron las mismas medidas y ninguno falleció.

Si cada uno recuerda y examina su niñez, juventud o incluso como adulto o adulto mayor, se dará cuenta ya tuvo una enfermedad contagiosa supuestamente más grave y letal que el coronavirus, que la OMS asegura su ratio de mortalidad real entre dos y cuatro por ciento y se sabe, que primordialmente fallecen, personas que padecen enfermedades crónicas…

Si analizan los números mundiales del Coronavirus, son muchos más los enfermos que lo superan y casi todos los salvadoreños hemos padecido alguna enfermedad contagiosa que superamos, y muchos otros, han sobrevivido cirugías leves y complicadas, incluso operaciones de corazón abierto y se han recuperado…

Si por un lado se toman medidas preventivas, como en cualquier otra enfermedad, el riesgo de contaminación disminuye, y si ya conociéndolas, por creerse inmune, no se realizan, la enfermedad se puede contraer y propagar, además sin saberlo por su largo período de incubación… De ahí que desde el punto de vista preventivo la cuarentena de los centros educativos parece razonable…

Y está muy bien, que si no hay riesgo de contagio, no se interrumpa la actividad económica y todo siga normal.  

Las reuniones públicas de más de mil personas, manifestaciones, conciertos y partidos de fútbol, se pueden perfectamente posponer… En mi querida ciudad Valencia, cuya fiesta principal son las Fallas a la que acuden cientos de miles de personas de muchos países y que se celebran del 10 al 19 de marzo, las han pospuesto para el mes de julio… Se perderán ventas en hoteles y restaurante, pero mucha gente no enfermará.

Siempre hubo epidemias y pandemias y la más destructiva de la historia es la Peste Negra  entre los años 1320 y 1350 que en Europa, África y Asia mató a 50 millones y según científicos de la universidad de Oslo, la causa real no fueron las ratas, sino fue la falta de higiene…

Desde entonces lavarse las manos antes de comer es un gran salto cualitativo, tal como hoy, pues muchos no se lavan las manos, ni adecuadamente, ni con la frecuencia necesaria.

Pero puestos a declarar alertas, también deberían declararse contra otros riesgos más letales, por ejemplo, contra aquellos que por telefonear o el uso de estupefacientes desordenan el tráfico y causan accidentes con muertos y heridos.

Alerta roja contra las alcaldías que permiten amontonamientos de basura por doquier que contaminan el medioambiente y son grandes criaderos de insectos.

Esta pandemia también pasará, y si no quiere enfermar, cuide el lavado de manos y evite las reuniones masivas…

Por cierto, leí esta semana que en Seattle están utilizando moteles como lugares de cuarentena… Como aquí hay muchos y no hay camas libres en los hospitales, rentarlos puede ser una alternativa…
Cuídese y pase un buen domingo con su familia.

Pedro Roque

Comentarios