Navidad Certificada…

Si la Navidad siempre trae alegría, esta trae mucha más para el presidente, don José Luis Montalvo, el equipo gerencial y todo el personal de RUA, una empresa familiar salvadoreña de doscientos empleados, que después de dieciséis meses de trabajo serio y duro, reorientándose hacia el cumplimiento de los requisitos del Sistema de Gestión de la Calidad, este jueves 18 de diciembre, recibieron de AENOR, la certificación internacional ISO 9000.

Por mi parte y la de mi equipo, fue una nueva y gran satisfacción, haber culminado una vez más un cambio cutural hacia el desarrollo y el crecimiento rentable en esta empresa, en la que ya se están viendo los resultados de la implantación del sistema de gestión de la calidad… En todas las implantaciones KAIZEN-ISO 9000 que hemos realizado desde GCC Internacional, se han mantenido, han mejorado el sistema y siempre fueron inversiones muy rentables.

Y el motivo de traer esta celebración aquí, es demostrar, que si los empresarios salvadoreños creen en El Salvador y en su gente, y se deciden a inviertir en implantar estos sistemas de mejora continua, incluso en medio las crisis que estamos pasando, políticas y económicas, se puede crecer y convertir ilusiones en realidades.

¿Y qué hizo falta? Fácil, que las ilusiones se conviertan en Visión, la calidad, la productividad y la rentabilidad en Misión, y esto en su conjunto, se desgloce en objetivos cuantificables y medibles, que con trabajo organizado y en equipo, paso a paso, se fueron alcanzando.

La certificación es el final de un esfuerzo concentrado en mejorar la empresa, cambiar la cultura empresarial y reorientarla hacia la calidad, la productividad y la rentabilidad.

Pero la certificación y los certificados ISO 9000, no se pueden comprar, hay que construirlos desde un inicio partiendo de un programa de trabajo bien diagnosticado, bien planificado y bien realizado, y cuando se consigue la implantación y la certificación, no es un punto final, sino un punto y coma en el desarrollo histórico de la empresa en su camino hacia el desarrollo, el crecimiento y el éxito.

No es complicado, pero sí hace falta decisión firme y mucho cariño hacia la empresa y su gente, para invertir en innovación conceptual, innovación técnica, en asesoría experimentada y consistente y en formación gerencial y capacitación de todo el personal en los buenos hábitos que requiere y sostienen el sistema.

En la ceremonia de entrega del certificado participaron dos de los empleados que más años trabajan en la empresa y que desde el principio apoyaron los cambios que debian implantarse.

Una demostración más que la participación de los empleados es fundamental en la implantación de cualquier sistema de gestión, ya sea ISO 9000, ISO 14000, ISO 26000, ISO 27000 o bien, ISO 31000…

Pero en este caso, con el sistema de gestión de la calidad ISO 9000, fue una gran satisfacción ver la sonrisa amable y el compromiso decidido de todo el personal de RUA por seguir trabajando juntos por la empresa, sus familias y este país que todos queremos.

Muy contentos y en un ambiente familiar donde se percibía el sentido de pertenencia, comentaron unos, “Sí, señor, se pudo” y “La hicimos, ya estamos certificados”, decían otros durante el almuerzo …

Y tienen razón, si uno se pone en serio y lo que se busca es reordenar la empresa y la forma de pensar y trabajar, se puede conseguir dar un salto cualitativo muy importante en poco tiempo…

Hoy que la Navidad casi sin darnos cuenta nuevamente está ya con nosotros y el futuro que se veía lejos hace un año hoy ya es pasado, todos están dispuestos a seguir trabajando con esmero y focalizando la calidad de cada trabajo.

Viendo los acontecimientos nacionales e internacionales pronto surgirán muchas oportunidades para las empresas salvadoreñas certificadas que se diferencien por sus esfuerzos en mejorar continuamente sus procesos, sus sistemas y la formación de su personal, cumpliendo los requisitos de un sistema mundialmente reconocido y aceptado…

Pues al margen de los barullos políticos y el rompecabezas electoral, lo que pretendo este domingo, y ya cerca de la Navidad, es que pensemos que en El Salvador la mayor parte de la gente es buena y que también suceden cosas buenas, como la certificación de RUA…

Enhorabuena a todo el personal de RUA, S.A. y Feliz Navidad para los amigos con quienes compartimos todos los domingo mis editoriales.

Cordialmente,

 

Pedro Roque

Comentarios