Responsabilidad Social Empresarial

Yo creo que si se quiere aplicar la responsabilidad social empresarial en serio y respetando su espíritu, en primer lugar, preocupándose por los propios empleados, un segundo paso puede ser muy bien, demostrarles el aprecio a los empleados proporcionándoles una educación complementaria a los hijos de los empleados, que en el futuro, hasta pueden ser los nuevos empleados de la empresa cuando sus padres se vayan jubilando. Ha sido una muy buena experiencia en las empresas donde a los hijos de los empleados se les ha enseñado la práctica de estos tres conjuntos de buenos hábitos.

El período en que los niños aprenden lo importante para su vida es entre los 4 y los 14 años, lo que muchos sicólogos llaman, la ventana 4-14.

Pedro Roque, ingeniero, escritor y editorialista ha escrito los Tres Manualitos que todo niño debiera recibir y estudiar con sus padres para que ambos entiendan,  la importancia para una vida sana la practica de los buenos hábitos con el buen trato a las personas, la calidad del trabajo y la prevención contra los peligros que nos rodean:

El Manualito de Urbanidad: en el que se describen los buenos hábitos y buenas maneras que estamos echando tanto en falta en nuestro país.

El Manualito de Calidad: en el que los niños aprenden a realizar sus tareas con calidad, a ser ordenados y no desperdiciar los recursos.

El Manualito de Seguridad: para que los niños aprendan a ser preventivos e intuitivos respecto de los riesgos del entorno.

Una buena acción de responsabilidad social empresarial, es proporcionar estos materiales a sus empleados.

La inversión es de $2.00 por cada ejemplar y el paquete de los tres manualitos por $5.40.

Solicite sus ejemplares al tel. 2211 9430.

También podemos enseñarle a una persona de Recursos Humanos de su empresa para que ella les explique a sus empleados cómo utilizarlos y ponerlos en practica en el hogar.

Comentarios