“Saniticemos” nuestra democracia.

Digo “saniticemos”, porque con la pandemia del Covid-19 hasta los niños saben, entienden y practican el proceso de desinfectarse las manos para eliminar el virus, que a pesar de los daños que ha producido a 30 millones de personas en el mundo y próximo al millón de fallecidos, es relativamente fácil eliminarlo, “sanitizandose” para evitar su entrada por los ojos, la nariz y la boca y que se propague a los pulmones.

Pues así como nuestro cuerpo está expuesto al contagio del Covid-19, otros virus y bacterias, nuestra democracia está expuesta al contagio de “VPs”, Virus Políticos, que la pueden debilitar, enfermar e incluso matar.

En primero es el “VDI” Virus del Desconocimiento y la Ignorancia de la diferencia entre la democracia y otras formas de gobierno. Hasta la gran URSS ansiaba la Democracia y el libre mercado y en cuanto pudo se reorientó del comunismo y la dictadura a la democracia. También España, que durante 4 décadas hasta 1976 fue una dictadura.

En mi tiempo de estudiante en la Republica Federal de Alemania, viajé tres veces a Berlín, a la zona occidental y a la oriental al otro lado del muro y perfectamente sentí la diferencia en las formas de vida y trabajo, en la occidental con libertad y democracia y en la oriental sin libertades políticas y estricto control policial.  

También viví en España los dos últimos años de la dictadura del General Franco, donde tampoco había partidos políticos, ni democracia, aunque en esos momentos España ya había iniciado el camino de reconversión industrial. Y en los últimos cinco he visitado dos veces Cuba y al hacer la comparación de las condiciones de vida en libertad, me di cuenta que aquí vivimos mejor, y si queremos, podemos crear una empresa y superarnos.

Otro, es el “VCTN”, Virus que hace Creer que Todo lo que pasa aquí es Normal y que como así fue desde los Acuerdos de Paz, no existen riesgos para nuestra democracia, por los crecientes abusos de poder, desobedecer a las instituciones superiores, que los organismos independientes no reaccionen de oficio ante los desmanes, y que en lo económico, sigan cayendo la inversión nacional e internacional y el endeudamiento crezca sin control.

El “VO”, Virus del Olvido. Va borrando de la memoria la importancia de la lucha por la democracia y las decenas de miles de heridos y muertos civiles y combatientes durante el conflicto armado. Parece que está consiguiendo que se pierda la importancia del costo de haberla conseguido.

El “VMRS”, Virus de la Manipulación con las Redes Sociales. Como cada uno en las supercomputadoras de las redes sociales, no somos personas, sino un número largo como el del chasis de un carro, nos puede clasificar según nuestras emociones y aplicando inteligencia artificial, bombardearnos en nuestros teléfonos inteligentes con mensajes para manipular el voto.

El virus “DMO”, que incita a dejar la Democracia en Manos de Otros, creyendo que las cosas no irán a peor sin asumir que por esa falsa creencia es que estamos como estamos. En las últimas elecciones fueron más los que no acudieron a las urnas y al igual que en los combates de lucha libre, perdió el luchador que no se presento al ring.

Pero, aparte de muchos otros, el virus más grave es el “VPyDC”, el Virus de la Permisividad del Desorden y la Corrupción, que induce a los ciudadanos a justificar y perdonar a los políticos todo tipo de abusos, a cambio de promesas, que como las burbujas de jabón encantan unos minutos y luego desaparecen.

Y para finalizar, les aseguro que de la pandemia de los virus políticos que debilitan nuestra democracia, solo la podemos inmunizar, los salvadoreños con derecho a voto. Pasen un buen domingo.

Pedro Roque

Comentarios

  • Salvador suriano
    Responder

    Muy acertado artículo, abuso de su confianza agregó el “VDOH” el virus del odio entre hermanos. Vamos a crecer como nación cuando respetemos y valoremos a DIOS- UNIÓN- LIBERTAD